Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
POLICIALES

Una historia de amor y narcotráfico que resultó con la caída de una banda que operaba en la provincia y más de 30 personas detenidas

Estaba comandada por Nahuel Novelino y Lucía Uberti, presos por narcotráfico y balaceras al Poder Judicial respectivamente. Las armas y precursores químicos venían de Córdoba.

Una conversación por Snapchat entre una reconocida pareja de narcotraficantes le permitió a la Justicia Federal de Venado Tuerto desbaratar una asociación ilícita que se dedicaba al comercio de estupefacientes en el sur santafesino.

Pese a estar prohibido por ley, los organizadores operaban a través de sus teléfonos celulares desde sendos penales donde se encuentran detenidos por diversas causas. Uno es el venadense Nahuel Novelino, quien ya fue procesado tres veces por narcotráfico, y la otra protagonista de la historia es su pareja, Lucía Uberti, la rosarina cercana a Los Monos condenada a 20 años de prisión por participar de las balaceras contra el Poder Judicial.

Lo novedoso es que, una vez más, dos personajes diagramaron una asociación ilícita desde cárceles, lo cual evidencia el descontrol del uso de teléfonos celulares en los penales. También llevaban adelante un negocio de ropa que estaba ubicado en Paraguay al 2600, en el límite entre el macrocentro y el barrio Hospitales, en Rosario. No obstante, Novelino también tenía una tienda de ropa "a cuatro cuadras de la Fiscalía de Venado Tuerto", según apuntaron.

En los operativos desarrollados en las últimas horas en Venado Tuerto, la Justicia Federal imputó a 31 personas, entre las que se encuentran familiares de ambos detenidos y personas cercanas a otros narcos que operaban en el sur santafesino, entre ellos Julio Rodríguez Granthon, alias "Perú".

Según fuentes judiciales, los proveedores de armas y los precursores químicos provenían de la ciudad de Córdoba y luego se producían y distribuían en Rosario y la región.

"Nahuel Novelino no borra absolutamente nada y es lo que permitió desbaratar la organización"

La causa comenzó en 2021 en el marco de una investigación a Novelino, quien junto a su novia Uberti —desde la prisión federal de Salta y desde la Unidad de Detención N°5 de Rosario— se dedicaban al comercio de estupefacientes, fundamentalmente en Venado Tuerto.

En el transcurso de la investigación fueron secuestrados más de 10 teléfonos a Novelino en sus distintos lugares de detención. Todos fueron peritados hasta determinar que el más antiguo de todos y el que en peores condiciones se encontraba era el que utilizaba para organizar todas las maniobras.

En aproximadamente 30 días de uso (en función de las fechas de las conversaciones) se obtuvieron más de 140 chats de WhatsApp, más de 11.200 archivos de audio, 35 mil imágenes y más de 570 archivos de video.

Aproximadamente cincuenta de esos chats refieren a distintos hechos ilícitos entre ellos: adquisición de estupefacientes, precursores químicos, elaboración de estupefacientes, compra de armas, distribución y traslado de drogas, dinero, armas, municiones, de acuerdo a la investigación que lleva adelante la Justicia Federal de Venado Tuerto.

En ese contexto, fuentes del fuero federal comentaron que todo ese contenido fue transcripto por la Fiscalía Federal de Venado Tuerto, a cargo del doctor Javier M. Arzubi Calvo, agregándose a cada conversación las imágenes, audios y videos correspondiente.

Una historia de amor tras las rejas y a la distancia

Mientras fueron pareja, Novelino y Uberti se mantenían desde sus lugares de alojamiento contacto permanente de manera telefónica, las transcripciones de los chats de WhatsApp entre ellos en aproximadamente un mes de uso contienen "más de 6.000 páginas, donde incluso se pudo reconstruir que todos los días los mismos preparaban la cena y luego se unían a través de videoconferencias para compartir ese momento. No solo a través de WhatsApp, sino que también lo hacían mediante Snapchat y Facebook, entre otras", precisaron.

"Además de las conductas referidas al comercio de material estupefaciente los mismos explotaron un negocio de indumentaria en la ciudad de Rosario en Paraguay al 2600, denominado Para 24/7, donde por temor a la inseguridad y los robos habían instalado en el mismo varias cámaras de vigilancia que controlaban desde sus teléfonos en las unidades de detención. Al mismo se acercaban las personas con el fin de abonar el material estupefaciente adquirido"

En todas esas conductas Uberti contaba con la colaboración con de su madre, su hermana y su cuñado, quienes también prestaban sus datos para que los vehículos adquiridos fueran puestos a su nombre, comentaron las fuentes.

La pata cordobesa y el recital de Cachumba

El fuero federal también constató que la organización delictiva adquiría los materiales principalmente en Córdoba a través de una persona que se desempeñó como policía (actualmente jubilado) y a través de la mujer llamada Ingrid F., quienes lo proveían de precursores químicos, cocaína de máxima pureza, armas de fuego y municiones, entre otros elementos.

Justamente Ingrid F. comentó a lo largo de la conversación que se encontraba en un juicio y que el fiscal tenía un par de fotos con las que la iba a perjudicar (las del recital de Cachumba). En una oportunidad desde el mismo teléfono otra persona le indicó a MNN: “La señora quedó en cana, soy el hijo”.

El cruce de información llevado a cabo por la Fiscalía Federal a cargo de Javier M.Arzubi Calvo permitió determinar que una mujer llamada Ingrid Roxana F. había sido condenada por el Tribunal Oral Federal de Córdoba por el tráfico de 300 kilos de marihuana y que el Ministerio Público Fiscal había aportado fotografías de la misma correspondientes a las redes sociales donde se advertía que encontrándose en prisión domiciliaria había asistido a un recital sacándose y publicando fotos con el cantante.

"Esta mujer poseía una prisión domiciliaria por tener un hijo pequeño, pero perdió ese beneficio a partir de las publicaciones suyas en redes sociales tras presencial un recital de Cachumba (banda de renombre de cuarteto cordobés”

A partir de ese momento, su hijo de 20 años recibiendo órdenes de su madre desde la cárcel cordobesa, siguió a cargo de la provisión de materiales y armas de fuego. En ese lapso le ofreció a Lucía y Nahuel mejorar los precios con respecto al policía jubilado que operaba para la banda.

"Novelino mantenía conversaciones diarias con todas las personas que estaban bajo su dirección, digitando y coordinando cada uno de los movimientos de la asociación ilícita, diariamente intercambiaba más de 500 mensajes de audio y video con cada uno de ellos"

También aportaron que, en Venado Tuerto, su hermana y su cuñado —quienes fueron detenidos con anterioridad a las medidas desarrolladas el día de hoy en allanamientos donde se procedió al secuestro de material estupefaciente, precursores químicos, moldes, prensas, etc.— con la colaboración de otra persona llamada Romina G. eran quienes estiraban el material y organizaban la distribución, el cobro, el pago de los insumos. Todos esos pasos eran detallados e informados a Novelino quien solicitaba imágenes que compartía con Uberti.

En otras oportunidades contrataron a distintas personas de Rosario agendadas como “Sicario 1”; “Sicario 2”, “Perrito sicario” con el fin de “hacer un par de boletas” intercambiando distintos mensajes referidos a los precios de los homicidios y las amenazas.

Al arribar a la ciudad eran recibidos por Nadia y Santiago, quienes se ocupaban de toda la logística (marcar a las víctimas, sus domicilios, proveerlos de alojamiento, armas, vehículos, pago de viáticos, etc.), aunque las Justicia Federal consignó que "ninguno de esos hechos llegó finalmente a concretarse".

El "sello" de Lucía y Nahuel

"A los ladrillos de cocaína les ponía como sellos una corona, las siglas L. N. (Lucía y Nahuel), o una tijera dependiendo del grado de pureza, en una oportunidad le solicitó a su hermana que sacara fotografías de los panes en proceso de secado y pusiera un cartel con su nombre y apellido, tanto él como Lucía compartieron esas fotos con quienes adquirían el material"

Diariamente, Lucía y Nahuel intercambiaban mensajes referidos a la cantidad de material producido y vendido, las deudas a cobrar, los materiales a abonar, los vehículos que adquirían.

La mayoría de las personas involucradas en la investigación se encuentran detenidas en distintas unidades y eran quienes a través de otras personas adquirían el material para su reventa, apuntaron.

Las principales tareas de investigación estuvieron a cargo del personal del Departamento Regional de Investigación Criminal Sobre Narcotráfico, Región 4, de la Dirección de Investigación Criminal Sobre Narcotráfico de la Agencia de Investigación Criminal de la provincia de Santa Fe (DRI CRI). Dicho departamento colaboró en el análisis de las conversaciones transcriptas y en la identificación de las personas, dado que las mismas se encontraban agendadas de diferentes maneras.

Una de esas personas, agendada como "Rolex.Hermano" se encuentra detenida en la cárcel de Piñero (condenado por la justicia provincial) siendo una de los socios de mayor confianza de Nahuel y Lucía, y quien, conforme -sus mensajes- se encargaba de la logística del tráfico de marihuana.

Por otra parte, una denuncia anónima había ingresado a través del mecanismo “Buzón de la Vida” de la Municipalidad de Venado Tuerto e indicaba “Diego F., preso en piñero, vende droga en Venado Tuerto”. Así las cosas, la consulta formulada a las empresas de telefonía determinó que una de las líneas se encontraba a su nombre y era aquella con la que N. se comunicaba bajo el alias “Rolex.Hermano”.

Novelino se encuentra actualmente en pareja con una persona llamada Carla R. quien concurre a la Unidad de Detención de Rawson semanalmente a visitarlo y, además, ambos publican los mismos videos en TikTok, donde exhiben los viajes en avión que ella realiza a Rawson, grandes cantidades de dinero, etc..

Por otra parte, al igual que hacía con Lucía, instaló un negocio de indumentaria en pleno centro de la ciudad de Venado Tuerto llamado “Mambo Black” siendo Carla R. la encargada del mismo donde comercializaban ropa presumiblemente de marca apócrifa.

Las tareas de investigación correspondientes a las ciudades de Córdoba fueron llevadas a cabo por la Unidad Rosario de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Allanamientos

Este jueves se llevaron a cabo más de 35 allanamientos ordenados por el doctor Aurelio Cuello Murúa, titular del Juzgado Federal de Venado Tuerto y desarrollados por las fuerzas mencionadas (Departamento Regional de Investigación Criminal Sobre Narcotráfico, Región 4, de la Dirección de Investigación Criminal Sobre Narcotráfico de la Agencia de Investigación Criminal de la provincia de Santa Fe (DRI CRI) y Unidad Operacional de Control del Narcotráfico y Delitos Complejos URSA IV de la Policía de Seguridad Aeroportuaria) en 7 unidades de detención (Rawson, Rosario, Coronda, Piñero, Córdoba, Ezeiza y CABA) y en las ciudades de Venado Tuerto, Rosario y Córdoba Capital.

Hasta el momento fueron secuestrados material estupefaciente, precursores químicos, balanzas, teléfonos, papeles con anotaciones, máquinas para contar billetes, dinero en efectivo aproximadamente $3.000.000.- y otros elementos de interés para la causa.

► Te puede interesar: Grave accidente en Ruta 70 terminó con dos personas hospitalizadas

Las personas detenidas e imputadas

  • Mauro Nahuel Novelino (condenado por el TOF 2 Rosario por Ley 23.737, condenado por justicia provincial por Robo y otros delitos, con 3 causas en trámite ante el TOF Rosario por Ley 23.737, 1 causa en trámite ante el Juzgado Federal de Venado Tuerto procesado por Asociación ilícita, ley 23.737 y robo calificado) Cárcel de Rawson.
  • Lucía Estefanía Uberti (condenada a la pena de 20 años de prisión por justicia provincial Rosario por distintas balaceras contra domicilios de jueces, Centro de Justicia Penal, edificios judiciales y particulares) Unidad de Detención n°5 Rosario
  • Nadia Lionela N. hermana de Mauro Nahuel N. (procesada por el Juzgado Federal de Venado Tuerto por Infracción Ley 23.737 tenencia ilegítima de armas de uso civil y encubrimiento) Unidad n°5 Rosario
  • Santiago Nicolás C. cuñado de Novelino (procesado por el Juzgado Federal de Venado Tuerto por Acopio de armas, piezas y municiones) Unidad de Detención n°1 Coronda
  • Facundo Alejandro Ramiro R. (condenado por el TOF 3 Rosario a la pena de 4 años de prisión por Ley 23.737) Unidad de Detención n°1 Coronda
  • Eric Elián E. (procesado Juzgado Federal de Venado Tuerto procesado por Asociación ilícita, ley 23.737, tenencia ilegítima de arma de guerra, de uso civil y encubrimiento) Complejo Penitenciario Federal de Caba.
  • Maximiliano Daniel A. (condenado por TOF 3 Rosario a la pena de 7 años de prisión por Infracción ley 23.737) Complejo Penitenciario Federal Ezeiza
  • Diego F. (condenado por justicia provincial a la pena unificada de 10 años y 6 meses de prisión por Robo y otros delitos) Unidad de Detención n°11 Piñero
  • Elbio Sebastián R. (condenado por justicia provincial) Unidad de Detención n°11 Piñero.
  • Fabricio Martín M. (condenado por justicia provincial, condenado por TOF 3 Rosario a la pena penas de siete (7) años y seis (6) meses de prisión por considerarlo coautor penalmente responsable del delito de tráfico de estupefacientes, procesado recientemente por el Juzgado Federal de Venado Tuerto) Unidad n°1 de Coronda.
  • Leonel David I. (condenado por justicia provincial) Unidad n°11 Piñero
  • Alejandro G. (condenado por TOF 2 Rosario a la pena de 3 años de prisión – a disposición de justicia provincial por Lesiones Graves agravadas en contexto de género) Unidad n°11 Piñero.
  • Ingrid Roxana F. (condenada por TOF 1 de Córdoba a la pena de 6 años y 9 meses de prisión por Infracción Ley 23.737 donde se dispuso además revocar la prisión domiciliaria) Establecimiento Penal n°3 para Mujeres SPF Córdoba.
  • Romina Natalí G. (con causa en trámite ante el TOF 2 Rosario por Infracción Ley 23.737 actualmente en prisión domiciliaria)
  • Jésica Paola F. (condenada por TOF 2 Rosario Ley 23.737 y actualmente con causa en trámite ante el TOF 2 Rosario por Infracción Ley 23.737 actualmente en prisión domiciliaria)
  • Fabricio Gonzalo S.
  • Idalia G.S.
  • Valeria Susana H. (procesada por Infracción Ley 23.737 Juzgado Federal de Venado Tuerto)
  • Enrique Exequiel G. (procesado por Infracción Ley 23.737 Juzgado Federal de Venado Tuerto)
  • Denise Yanet S. (con causa en trámite ante el TOF 2 Rosario por Infracción Ley 23.737)
  • Agustín N.
  • Sofía Mailén B. (con causas en trámite ante justicia provincial)
  • Carla R.
  • Noelia Berenice L.
  • Carolina Vanina U. (hermana de Lucía Estefanía U.)
  • Lucas Emanuel A. (cuñado de Lucía Estefanía U.)

Romina Trinidad P. (madre de Lucía U.)

Daniel Alberto B. (Policía de la provincia de Córdoba jubilado)

Francisco Agustín M. (hijo de Ingrid Roxana F.)

Adriana Yolanda H.

Sandra Beatriz B.

SICARIATO NARCOTRÁFICO Rosario VENADO TUERTO

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso